Archivo

Entradas Etiquetadas ‘China’

96. Una nueva definición de MORAL. El ABORTO -y III-

jueves, 11 de marzo de 2010 Comments off

Página Abierta al Conocimiento,
en la vanguardia intelectual de Occidente…:

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

Autor: Jorge Mª Ribero-Meneses Lázaro. Obra registrada
Definición de Moral y de ÉTICA:
Parcela del comportamiento humano que preconiza el predominio del BIEN sobre el MAL, entendido aquél como la DEFENSA a ultranza de la BONDAD y de la VERDAD, y otorgando siempre la supremacía al RESPETO de los intereses de los más débiles.

– Soneto 2351 –

Definición de ÉTICA & ESTÉTICA

Nuestra única Ley es la Hermosura,

nuestra Pasión, sólo una, la Verdad,

sentimos Devoción por la Bondad,

e innata inclinación por la Ternura.

Rendimos culto, sólo, al alma pura,

a la que no conoce la Ruindad

y labra en la Nobleza su beldad

y en la Honradez su estampa y su figura.

Nuestro mayor demonio es lo vulgar,

nuestro Ángel predilecto, la Alegría,

nuestro horizonte ideal es siempre el Mar

y nuestro paisaje…, la Armonía.

Nuestra Felicidad estriba en dar,

tal es, en fin, nuestra filosofía.

Archivo Serie Completa: www.fundaciondeoccidente.org
www.etica-and-estetica-com
Vinculada a: www.iberiacunadelahumanidad.net
http://picarox.blogspot.com/p/etica-estetica.html
Diez de Marzo 2010

96. Una nueva definición de MORAL: el ABORTO -y III-

, comencemos por el principio, porque un tanto ingenua y/o estúpidamente, yo había dado por sentado que todos teníamos perfectamente claro lo que significan las palabras MORALIDAD y ÉTICA… Pero dos de los Comentarios que he recibido al hilo de mis últimos Introitos demuestran nítidamente que no es así. Sólo así se comprende que en las dos únicas reacciones negativas que he recibido, sus autoras salgan en defensa de las militantes socialistas que han parido ese engendro de ley que virtualmente establece el Aborto Libre en nuestro país, así como de los médicos y enfermeras que van a ser los encargados de ponerla en práctica… y, por ende, de perpetrar los ASESINATOS de criaturas en proceso de gestación que esta recién promulgada y FECAL Ley, contempla. Y observaréis que acabo de dar una larga cambiada y que acabo de pasar del Santuario Uterino situado en posición anterior, a cierto conducto intestinal que la Naturaleza, con recto criterio, ha situado en posición posterior, postrera y rastrera… En mi Introito 94 la denominé Mierda de ley, pero hoy voy de fino por el Introitismo y la denomino Ley FECAL, aunque no verse sobre el aprovechamiento de los detritus humanos, sino sobre la matanza legal de inocentes, promovida por ciertos detritus humanos FEMENINOS que hoy detentan carteras ministeriales en nuestro país.
Muy sucinto, como siempre, pero conceptualmente muy atinado, el Diccionario de la Real Academia nos brinda la siguiente definición de Moral:
CONCIENCIA que trata sobre el Bien en general y que concierne al RESPETO HUMANO
Y respecto a la ÉTICA, dice lo que resulta no menos obvio: Parte de la Filosofía que se ocupa de la Moral
Bueno, como este Foro de La Red responde al nombre de ÉTICA & ESTÉTICA no por casualidad ni por accidente sino porque, Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es 

69/2. El 9…, ELLAS. Segunda Parte

viernes, 12 de febrero de 2010 Comments off

ÉTICA & ESTÉTICA
Baluarte de la LIBRE Expresión

69/2. El 9…, ELLAS. Segunda Parte

Si he puesto antes a los hombres que a las Señoras en esta división (lógica) que he establecido en el número 69, no es por falta imperdonable de caballerosidad, sino porque, tras larga reflexión, he llegado a la conclusión de que les cuadra mejor a los hombres el número 6… y a las féminas…, el 9… ¿Por qué?
Si atendemos al perfil de una mujer embarazada, el 6 sería, sin duda, el número que mejor le cuadraría, pero el embarazo no es una situación habitual y permanente en las mujeres y, por ende, he decidido atender a otras consideraciones, a la hora de establecer mi personal clasificación analógica
¿Por qué las mujeres el número 9? Pues porque como estamos hablando de asuntos relacionados con la sexualidad, nadie cuestionará que en este terreno y salvo raras excepciones de cabezas huecas, las mujeres os conducís exclusivamente por lo que os dicta vuestro cerebro…, en contraposición al hombre que, en los asuntos relacionados con el ámbito de la bragueta, se conduce fundamentalmente atendiendo a lo que le dicta ésta….
Por eso, como las mujeres obedecéis a vuestra cabeza en esta materia, el 9 es el número que mejor se ajusta a esa preeminencia que le otorgáis al cerebro sobre vuestros instintos sexuales, situados (como en el hombre), a niveles espacialmente inferiores. Al margen de que el 9 coincida también con el número de meses que duran vuestros embarazos… O con el número de las Musas de la Mitología que, como no podía ser de otro modo tratándose de nuestra prehistoria remota, eran todas ellas féminas.
Por desgracia y, al igual que el 6, el hombre acostumbra a tener el cerebro en los pies en lo que atañe a sus necesidades sexuales. Y esto no es un tópico, sino una triste, tozuda y cruda realidad…
Hecho este preámbulo aclaratorio y como ya me he extendido ampliamente en la Primera Parte de mi Comentario de hoy, voy a rematar esta Segunda centrada en la Mujer, reproduciendo una bella historia de Amor acaecida en China y que he conocido a través de Arritxu Bidasoro, alias La Sirenita. Ella nos la ha servido, acompañada de varias fotografías que, al no poder enviaros debido a que, sumadas al PPs, exceden del volumen de peso permitido, he reducido a una en la que podemos ver a la pareja que protagoniza esta ejemplar historia de amor… (La reproduzco al final de ésta). Aquí está el relato, una vez sensiblemente mejorada la nefasta redacción original con que Arritxu y yo la hemos recibido:
Una increíble historia de amor ha trascendido fuera de China y ha logrado conmover al mundo. Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es 

69/1. El 6…, ELLOS. Primera Parte

viernes, 12 de febrero de 2010 Comments off

ÉTICA & ESTÉTICA

Baluarte de la LIBRE Expresión

69/1. El 6…, ELLOS. Primera Parte

Espero que las Señoras se hayan mostrado disciplinadas y que no hayan abierto antes la segunda parte de este Introito que la primera. Porque en ese caso, no van a entender nada… Me explico.
Fuera de las unidades, todos los números que existen, desde el 10 al infinito, constituyen una unidad en sí misma, por mucho que estén formados por dos o varios números… Pero esta regla general ha sabido contemporizar con dos excepciones, obvias e indiscutibles, de número que aunque se presenten unidos a nuestros ojos, son y serán siempre, distintos e independientes. Y me estoy refiriendo a los números 22 y 69, a los que, en el primer caso identificamos con dos patitos y, en el segundo, con una de las figuras sexuales que cuentan con mayor aceptación y predicamento entre los seres humanos, hija de la necesidad natural que mujeres y hombres experimentamos de rendir una suerte de culto al ÓRGANO SEXUAL de la parte contraria, contribuyendo con ello a su mayor excitación y, por ende, a nuestro placer recíproco.
El Maestro que a mí me enseñó la Teoría del 69 (y otras muchas cosas más), fue aquel Merecumbé-Merecumbé al que me refería días atrás, en mi Loa nostálgica a Barcelona: el oficial administrativo de la empresa en la que inicié mi vida laboral, cuando tenía exactamente 15 años. La empresa se llamaba Servomecanismos, S. A. y aunque entré ella como aspirante administrativo, a los pocos días de incorporarme me enviaron al Taller que tenían en el barrio de Las Corts, junto al Campo del Barça, con el propósito de encomendarme tareas de mayor enjundia. Ya os las mencioné el otro día… Uno de esos cometidos, de bastante responsabilidad para un crío de 15 años, era el de ir de máquina en máquina, cronometrando los tiempos que todos y cada uno de los operarios empleaban en ejecutar el proceso de fabricación de cada una de las piezas del amplio catálogo de aquella empresa catalana, pionera en la fabricación de lo que hoy llamaríamos direcciones o frenos asistidos y entonces denominaban servodirecciones y servofrenos
Bueno, pues el caso es que los operarios del Taller (con los que me entendí siempre de maravilla), escandalizados por el hecho de que fuera virgen y, lo que era mucho más grave, que no quisiera dejar de serlo hasta que encontrase a la Mujer de mi Vida, consideraron que su deber ético era el de persuadirme de que existía un mundo maravilloso llamado SEXUALIDAD, que estaba llamado a procurarme satisfacciones sin cuento y que, por ende, debía empezar a explorar cuanto antes, una vez alcanzada la edad que ya tenía por entonces… Y me apresuro a rebajar vuestro escándalo con una apostilla necesaria: es cierto que tenía entonces sólo 15 años pero todo el mundo, sin excepción, me atribuía no menos de 19 ó 20. Entre eso y que estaba realizando un trabajo de hombre hecho y derecho, se entiende que aquellos buenos hombres se sintieran moralmente obligados a propiciar y canalizar (¡nunca mejor dicho!) mi despertar a la vida… Mi trabajo consistía en controlar los tiempos de torneros, fresadores, taladradores y demás operarios, con el fin de poder exigirles luego que mantuviesen siempre ese tiempo óptimo en la fabricación de todas las piezas que debían producir. Cosa que, obviamente, me obligaba a estar ojo avizor para que no me engañaran tardando más de lo debido en la fabricación de la pieza que marcaba la pauta, con el fin de trabajar luego más relajados en las restantes… Como me llevaba muy bien con ellos, que era la cuestión clave, ninguno intentó engañarme jamás y el Jefe de Taller, el Señor Sierra, se mostró siempre encantado y orgulloso de mi (como veis) delicado trabajo.
Bueno, pues resulta que en alguna ocasión que no estaba el Señor Sierra en su despacho Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es