26. 26 delicias otoñales…

domingo, 6 de diciembre de 2009

Bona nit…, bon dia cuando me leáis.
Gracias a la colaboración de todos y muy especialmente de algunos de vosotros, más activos y cercanos en este sentido, rondamos ya la treintena de envíos de PPs comentados y estamos pudiendo sostener esa intensa frecuencia de un PPs diario con un alto nivel de calidad que, a fuer de sincero, yo dudaba seriamente que pudiera mantenerse. Porque a la vista de todos los montajes anodinos, mediocres, insulsos, de mal gusto o, simplemente, cursis, que circulan por la Red, el objetivo de poder enviaros un PPs digno cada día, se me antojaba una auténtica quimera…
Pero a pesar de mis pesimistas augurios, por ahora vamos consiguiendo aguantar el tirón y, con mayor o menor nivel como es lógico e inevitable, pero todas las Presentaciones que os he enviado hasta ahora tienen como denominador común la calidad y la dignidad, tanto éticas como estéticas. Ése era y sigue siendo el objetivo inicial y si algún día no pudiera cumplirlo, no dudaré en interrumpir los envíos antes que bajar el listón y que aventar toda la bazofia que corre por ahí.
Una vez más es nuestro amigo Mikel Angelo, alias El Cóndor, quien va a deleitarnos con uno de los exquisitos caldos que cultiva celosamente en sus bodegas de la calle Etxezarreta de Zumaia, adornadas exteriormente, desde hace unos días, con un precioso y raro arbolito que responde al nombre de Chama-cyparis (que me ha chivado el polifacético Balodia), pero que el común de los mortales e incluso de los jardineros, confunde con las Tuyas
¡Deben de ser las únicas bodegas de PPs del planeta que se decoran con un Chama-cyparis! Y es que lo que no se encuentre en Zumaya, Madre de la Humanidad, no se encuentra en ningún sitio… Y algún día os hablaré largo y tendido sobre esa sorprendente y fascinante Maternidad a la que me refiero, en dique seco en estos momentos por culpa a partes iguales de la dichosa  y malhadada Crisis… y de la inconmensurable cortedad de algunos que prefieren malgastar sus energías, su influencia y sus recursos en auténticas CHORRADAS sin  interés ni trascendencia alguna. Pero, ¡ay!, ya se sabe que si en el mundo existiera la INTELIGENCIA, la vida en nuestro planeta resultaría una delicia y no la tortura que incontestable y lamentablemente es…
La Humanidad lleva decenas de miles de años tratando de identificar el lugar, olvidado, en el que tuvo su cuna, y cuando finalmente alguien lo encuentra, Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es 

Comentarios cerrados.