28. Calladitos estamos más guapos…

martes, 8 de diciembre de 2009

Por un lapsus achacable al sueño y a la alta hora de la madrugada en la que os escribí, mi envío de ayer figura con el número 29, cuando en realidad se trata del 27. Me di cuenta cuando ya había salido la mitad de los envíos, por eso muchos de vosotros lo habéis recibido correctamente.
Mi entrega de hoy lleva, pues, el número 28, que coincide con el día de los Santos Inocentes que, tradicionalmente y recordando a mi abuela Flora Meneses que nació en ese día, acostumbra a ser uno de los días grandes de la Navidad de mis hijos y mía. Máxime cuando una de mis preciosas nietas, Alba Flora, hija del Balodia, fue a nacer en esa misma entrañable fecha.
Hablando de nietecitos, ayer pasé el Día de la Constitución con tres de ellos y con mis hijos Balodia y Blankita, así como con la mujer del primero, Blanca también, y con el marido de la segunda: el polemista José Antonio al que, desde ayer, conozco como Mendel (sí, el de las famosas leyes genéticas…). El último de mis nietos, Landertxu, está realmente precioso y ya a sus tres meses de vida, estuvo a punto ayer de conseguir un récord Guiness como el primer bebé de la Historia que consigue beberse su propio Pipí, servido directamente desde el pitorro que lo produce. Os cuento: Blankita estaba limpiando el culito a su adorado ceporrito, preparándole para el paseo que íbamos a darnos por el destartalado y tercermundista Paseo Marítimo de Castro Urdiales… En consecuencia y cogiendo los pies de Landertxu, le levantó un poco sobre su espalda con el fin de secarle bien el culito y ese final de la espalda al que Robescarmen, ignoro por qué, llama el Ojalá… Bueno, pues al levantar el ojalá de Landertxu, la incipiente pero no por ello desdeñable minina de éste apuntó directamente hacia su boca y el muchachito, juguetón ya desde su más tierna infancia, soltó una meada poderosa que le caló por completo y que faltó el canto de un duro para que fuese a depositarse directamente en su boquita. Tras hacer esta exhibición de potencia y de buenas maneras, su pobre mamá tuvo que cambiarle por completo. ¡Vaya con el bebé, digno sucesor del sobrado Mendel…! No consiguió ese récord mi nieto número 12, pero si que va a alcanzar otro no menos meritorio: el de convertirse en el primer bebé de la Historia que se hace acreedor a ostentar un mote ya desde sus tiernos tres primeros meses de vida. ¿Os imagináis qué apodo le he puesto al bueno de Landertxu, a raíz de su inaudita meada de ayer? Pues sí, éste: voy a llamarle GANDHI…
Hablando de bebés y tras compartir con vosotros estas anécdotas familiares, pasemos a comentar el Color del Día que hoy, una vez más, nos brinda La Sirenita y que ella me ha remitido bajo el título de El mejor correo del año. Un título que a pesar de su tono hiperbólico no refleja con fidelidad ni la grandeza ética de su contenido ni, tampoco, la realidad de su continente. Porque, para empezar, no es un correo sino un PPs. A mi juicio, el mejor que os he enviado hasta la fecha. Y ocioso es decir que no me estoy refiriendo a sus bondades estéticas, que también las tiene, sino Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es 

Comentarios cerrados.