Archivo

Archivo para la categoría ‘Joven Orquesta de Cámara de España’

22. Hoy va de RISAS. ¿El Guardarropía? ¿Y qué ez ezo?…

miércoles, 2 de diciembre de 2009 Comments off

La historia de la Joven Orquesta de Cámara de España se podría resumir más o menos de este modo: un grupo de jóvenes estudiantes de Música, seleccionados por mí en todas las regiones españolas, que vivieron durante un período de tiempo que osciló entre tres meses y tres años, la aventura más apasionante y más formativa que joven alguno pueda imaginar. Y ello, además, en un régimen educativo y de Escuela Abierta que pretendió (y consiguió) armonizar cinco elementos nada fáciles de conjugar cuando estamos hablando de jóvenes cuyas edades oscilaban entre los 13 y los 25 años: el orden, la disciplina, el estudio, el trabajo y el libre albedrío (sin libertinaje).
Todo ello fue posible porque los padres y madres de todos esos jóvenes, me confiaron a sus hijos, pasando a ejercer yo de virtual tutor suyo durante el tiempo que cada uno, con plena libertad, quiso permanecer en aquella peculiarísima Escuela-Orquesta… Que fue peculiarísima porque los miembros del Opus Dei que por entonces ocupaban la Secretaría de la Casa Real, convencieron a la Reina Sofía, que había decidido ser mi valedora, de que un individuo como yo que acababa de escribir un libro (El Opus Homini) retratando como un falso, un oportunista y un trepa al fundador del Opus Dei, Monseñor Escribá de Balaguer, no era digno de dirigir un proyecto tan ambicioso como aquel mío que tanto entusiasmo había despertado en la Reina de España: crear la primera Orquesta-Escuela de nuestra historia, con jóvenes seleccionados entre todos los Conservatorios españoles.
Por orden dimanada de la Casa Real, el Ministerio de Cultura de cuyo Ministro yo era Asesor, me brindó todo su apoyo para hacer realidad mi proyecto de manera inmediata, ubicando aquella novedosa y singular Escuela en un impresionante Palacio que yo mismo había elegido: el de la población de Peñaranda de Duero, a caballo de las Provincias de Burgos y de Soria. Un monumento renacentista de primer orden, que ya había ejercido como Escuela para los cursillos que en su día impartía a las jóvenes españolas la franquista Sección Femenina. Desaparecida ésta, aquel extraordinario Palacio había quedado sin uso y de ahí que yo lo propusiera como sede de la proyectada Primera Orquesta Juvenil de la historia de nuestro país. Siempre había sentido una clara debilidad por la bellísima y fotogénica Peñaranda
Pero las víboras del Opus no estaban dispuestas a permitir que yo consiguiera hacer realidad ni éste ni ningún otro proyecto cultural y mucho menos educativo, conscientes de que ahí donde yo recalara, acabaría surgiendo, inevitablemente, un núcleo duro de anti-opusdeísmo… Cosa en la que no andaban desencaminados porque aunque esa gente hace mucho tiempo que me es completamente indiferente, si se presenta la ocasión como está aconteciendo en este preciso momento, no me corto un pelo en echar auténticas pestes contra Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es 

21. El Té Verde, ¿la nueva Panacea?

martes, 1 de diciembre de 2009 Comments off

Kaixo (Hola)! Aquí me tenéis de nuevo, con otro PPS a cuestas, que en este caso vuelve a ser ajeno a la Factoría Balodia. Mi hijo nos está acostumbrando mal y después de disfrutar de sus creaciones, las que circulan por ahi nos saben a poco, por no decir a nada. Como sucede en el caso del Power Point que os envío hoy y que es de una pobreza superlativa. Éstos son sus ingredientes: una única foto con un color agradable, una música mona… y una sucesión de textos descaradamente propagandísticos…
Os estaréis diciendo que en ese caso, ¿por qué os lo envío? Pues os lo hago llegar porque constituye un ejemplo de libro de power point concebido para llevar al huerto al personal, manipulándole de una manera descarada y no poco vergonzante. Por eso os lo envío, para poneros en guardia ante tanto comecocos como circula por la Red que, camuflado bajo un colorido lindo y una música tierna, nos cuela el mensaje ñoño, proselitista o, simplemente, propagandístico de turno, sin que la inmensa mayoría de l@s destinatari@s de esas ñoñerías se percaten del TIMO del que están siendo objeto.
En una sociedad como la nuestra en la que todas las Religiones nos han educado en la idea de que las cosas no necesitan ser demostradas, toda la incredulidad desproporcionada que reservamos para ciertos asuntos de gran calado y enjundia se convierte en credulidad mansueta y bobalicona, cuando se trata de cuestiones que aparentemente se hallan más a nuestro alcance y que, encima y para que nos las traguemos mucho mejor, se nos sirven endulzadas con ese empalagoso caramelo de la ÑOÑERÍA que tanto gusta a los paladares femeninos y que es el principal responsable de que, como os decía hace pocos días, las mujeres seáis los seres más cándidos que pueblan este planeta, en competencia sólo con los niños, con los poetas, con los pajaritos y con las ardillas… ¡Ay!
Todos hemos oído hablar, hasta la saciedad, de las supuestas bondades y maravillas del TÉ VERDE y de ahí que al recibir este PPs que tuvo la amabilidad de enviarme nuestra ya conocida Carmen Maymó, no dudara un momento en clasificarlo en el grupo de los que tengo en compás de espera, aguardando su turno para integrarse en la secuencia de nuestros Power Points Comentados.
Que el TÉ VERDE tiene beneficios para la Salud, es incuestionable. Ahora bien, ¿cuáles y cuántos son esos beneficios? Como no soy yo quien Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es 

20. La LECHE nos está matando…

domingo, 29 de noviembre de 2009 Comments off

Para celebrar las primeras veinte entregas de Adictos a los Power Points, así como el hecho de que hoy mi Padre habría cumplido 96 años, traigo a nuestro Círculo un Power Point absolutamente fuera de serie, genialmente producido por mi tercer hijo, Balodia, a partir de un texto mio. Un nuevo producto, pues, surgido de la Factoría Ribero-Meneses para deleite en primera instancia de los integrantes de nuestra ayer rebautizada Peña…, y después, de todos los millares de personas a las que este PPS acabará llegando y deleitando en un plazo de tiempo no demasiado largo…
Quienes me conocéis bien sabéis que jamás enaltezco a mis propios hijos, salvo que se hagan merecedores de ello. De donde se deduce que aplico con ellos la misma política que con cualquier otra persona, tanto si es amiga como si me resulta completamente desconocida. No me inclino ante las personas de mi misma sangre, del mismo modo que no lo hago ni lo haré jamás ante el Poder ni ante las Divinidades que no nos cansamos de crear los seres humanos, ya sean celestiales o terrenales… Ante lo único que me inclino es ante el talento y la genialidad o, en otro orden de cosas, ante la bondad, la generosidad, el trabajo bien hecho… o la belleza. Todo lo demás me deja frío…
El bueno de Balodia (diminutivo familiar de Bladimir en ruso) empezó a producir PPS a escala familiar, hace unos meses, en plan de puro cachondeo y sin otra pretensión (y no es poca) que la de hacer reír a nuestra familia. Cosa que consiguió plenamente, a base de ponerles títulos de películas muy conocidas, a determinadas fotografías familiares que en unos casos tenían cierta gracia y en la mayoría, ninguna. Y traigo a colación a este respecto una foto infumable de varios de mis hermanos con mi madre y algún cuñado, puestos en círculo (de pie) en una habitación y mirándose con cara de póker unos a otros como pensando, ¿Pero qué coño pintamos aquí…? ¡Vaya peñazo de reunión y de foto! En suma, una foto que era deplorable, malísima y penosa cuando cayó en las manos del Balodia, pero que éste, con la colaboración de su talento y de su mente makiavélica (de tal palo…), convirtió en una de las fotografías más graciosas que he visto en toda mi vida, si no la más. ¿Cómo consiguió tamaño milagro? Pues de la forma más sencilla que cabe imaginar: se limitó a poner como pie de esa sosísima foto, el siguiente título de película:
Pero, ¿quién mató a Harry?
Cada vez que recuerdo la foto y las caras de circunstancias de sus protagonistas y en particular de mi pobre madre (con sus 93 años a cuestas), me parto literalmente de risa. No alcanzo a entender cómo se le pudo ocurrir semejante título de película, ante una foto tan nefasta e insulsa. Y es que la respuesta para este tipo de interrogantes que no tienen respuesta, se llama, simplemente, talento.
Cuando era pequeño, me metía con el pobre Lee el resto de esta entrada en: www.introitismo.es